WorldClic

El Mundo a un Clic

Eye-Fi abandona a sus usuarios

camara fotografia

 

 

Cuando tu tarjeta para la cámara deja de funcionar porque un servidor ha cerrado

Eye-Fi es una marca caracterizada por sus tarjetas SD con WiFi, perfectas para dotar de conectividad inalámbrica a una cámara que no tenga WiFi integrado, pero han decidido dejarlas de lado abandonando a sus usuarios.

La compañía, recientemente comprada por Ricoh, lleva tiempo en el mercado vendiendo esas tarjetas con WiFi que suben nuestras fotografías a la nube, no son una desconocida en el mercado y cuentan con bastantes compradores. El gran problema es que estas tarjetas WiFi están tan unidas a la nube que, cuando Eye-Fi ha decidido cerrarla, se ha llevado por delante a un buen montón de usuarios y ha provocado un cabreo monumental.

¿Por qué las Eye-Fi Pro X2 dejarán de funcionar?

eye fi x2
Las tarjetas Eye-Fi Pro X2 funcionan a través de de un programa llamado Eyefi Center, el cual está disponible para Windows y Mac. Este programa configura la tarjeta de tal forma que la nube de Eye-Fi hace de intermediario entre la tarjeta y nuestro ordenador o dispositivo móvil, sirviendo como una nube de nuestras fotografías. Esto también hace obligatorio el uso de una cuenta de Eye-Fi para transferir las fotos a la nube, para después obtenerlas en nuestros dispositivos.

El gran problema viene cuando nos enteramos de que los planes de Eye-Fi son dejar de dar soporte técnico a las tarjetas X2 a partir del 30 de junio de 2016. Esto no sería un drama tan grande si no significara que también van a cerrar los servidores que hacen funcionar las tarjetas, haciendo que su funcionalidad WiFi sea inútil. A partir del 16 de septiembre las cuentas de Eye-Fi dejarán de funcionar para todo, y sólo existe la opción de configurar la ‘transferencia directa’ antes de que esto ocurra

¿Cada vez el hardware está más unido a la nube?

Este caso resulta flagrante porque estas tarjetas X2 se han vendido de forma oficial hasta principios de 2015, y porque Eye-Fi no se molesta en disimular que quieren que los usuarios suban a una gama más reciente de tarjetas de la compañía, pero también abre de nuevo el debate de nunca acabar sobre la nube.

Muchos dispositivos son capaces de aprovechar las ventajas de la nube y ofrecer un valor añadido, pero toda esa nube está fuera de nuestro alcance, se encuentra bajo el control completo de una empresa y tiene su libre albedrío y sus intenciones. Y si la empresa quiere cerrar el servicio siendo usuarios, no podemos hacer más que “dejar de confiar” en ella y quedarnos sin el servicio. En este caso son unas tarjetas con WiFi, ¿pero qué pasaría si es con nuestro termostato o nuestras luces, elementos que duran muchos años sin ser sustituidos?

Los fabricantes deberían comprometerse a evitar estas situaciones u ofrecer medios alternativos como que el proyecto pase a ser de la comunidad, pero la mera presencia de la nube está creando estos nuevos problemas que no se habían planteado hasta ahora.

Fotografía

Busca contenidos en la WeB

Conectados

Hay 35 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

Acceso IntraNet

Social Media

facebookgoogleplusicono-flickr
pinteresttwitteryoutube-icon